miércoles, 11 de abril de 2012

Pastillas caducadas

Somos los culpables de la crisis. Yo. Tú que me estás leyendo. Aquel que se entere de lo que está pasando hoy. Todos. Tenemos más culpa que cualquier político de la crisis.

¿Por qué? Por estúpidos. Porque nos la han colado. Durante años nos han mantenido dormidos con la pastilla de la "sociedad del bienestar". Una después de cada comida y ale, a dormir como benditos. Mientras tanto, un grupo de ladrones de guante de oro han estado defraudando, sobornando, estafando, coaccionando, otorgando, legislando y, lo que casi es peor, permitiendo como cómplices de este gran timo.

Una después de cada comida... ¡y a dormir!

Pero la compañía que fabricaba la pastilla del bienestar social se declaró en concurso de acreedores y tuvo que hacer un ERE. Se dejó de fabricar y ahora cada vez hay menos gente dormida. Y, lógicamente, ese que está despierto cuando no debe, hace demasiado ruido.

Quizá por eso el Gobierno español haya tenido la genial idea que os explico. Ante el problema del ruido, "¿qué podemos hacer?", habrá pensado Marianico. Entonces el Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, demócrata de pro, habrá dicho: "¡Lo tengo! ¡Fustiguemos a aquellos que no se hagan los dormidos!... Si no cierran los ojos ni siquiera cuando les sangren de insomnio, les acusamos de criminales y les encerramos". Vítores y aplausos. Caen globos del techo. Marianico empieza una conga.

La noticia es la siguiente:

"Serán integrantes en organización criminal aquellos que usen internet para alterar el orden público"

También se considera la resistencia pasiva o activa un atentado contra la autoridad. El problema es que se equipara manifestarse de forma "violenta" a la lucha contra el terrorismo. Y, por supuesto, quien decide qué o quién es violento no eres tú, ni siquiera un juez. De momento, la llave será usada por la policía. Y es que se pueden contar por decenas las manifestaciones que se han vuelto "violentas" debido a la represión desmedida de los cuerpos de seguridad. El pueblo ha hecho presión pacífica en la mayoría de los casos y, a mi modo de entender, más que legítimamente en defensa de sus derechos. Y la policía ha invitado amablemente a los manifestantes a salir corriendo por patas.

Mi pregunta es, ¿quién decide las actuaciones policiales? ¿Quién posee realmente esa llave? ¿Desde dónde se toma la decisión de disolver o no? Pues eso... juez y parte.

Los políticos están cansados al mismo tiempo que asustados por la fuerza que está cogiendo la voz del pueblo. Y es que cada vez son más voces las que se despiertan del silencio por la pura incompetencia de aquellos que, cuando nos tenían sedados y corriendo en sueños por verdes praderas, han descuidado la base del sistema cegados por la codicia.

Nos la colaron en su día como a tontos. Ahora, nos cambian la almohada por un bozal. Y amenazan con capar derechos ganados hace décadas para justificar y perpetuar su existencia.

Se me ocurre que, quizá, vayamos a tener que cambiar la pastilla del sueño por otra del aborto... (y creo que todos me entendéis).

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. MIra, Isaías, con todo el cariño que te tengo, te diré algo que no crea que te sorprenda viniendo de mí: DEMAGOGO. En este post hablas como un auténtico demagogo, criticando algo con lo que sencillamente no estás de acuerdo y clamando que es un atentado contra la libertad y la humanidad. Lo que el gobierno de España pretende con esta ley es evitar actos de VIOLENCIA como los ocurridos en Barcelona durante la última huelga general, en Valencia en las protestas de estudiantes o algunos jaleos derivados (que no producidos, quisiera marcar bien esta diferencia) de los actos del 15M. Lo que quiere evitar es que por Internet circulen manuales de guerrilla urbana que aconsejan prender fuego a contenedores para retrasar a la policía y taparse la cara para no ser reconocidos (lo cual es de cobardes); quiere evitar que grupos de personas se organicen por la red para asaltar un ayuntamiento porque a ellos les da la gana. Y se está viendo obligado a hacerlo porque estos disturbios no los han provocado huelguistas, estudiantes ni indignados, los están provocando grupos antisistma profesionales, integrados por miembros de dentro y fuera de España. Esa gente son delicuentes y como tal hay de perseguirlos. Las medidas de este gobierno pueden ser eficaces o no, puede que sean excesivas o no, pero van encaminadas a conseguir la seguridad ciudadana, a evitar que unos determinados grupos destrocen lo que les dé la gana porque sí enarbolando falsas banderas, pero no está para poner el bozal a nadie; y afortunadamente es imposible que este gobierno le ponga el bozal a nadie, porque queramos o no, España es un país de IZQUIERDAS que no permitirá que un gobierno (éste o cualquier otro) aplicase una ley que sea mínimamente de derchas, así que se podrá seguir navegando sin problemas por webs de izquierdas, derechas, centro y demás. Ahora, si a alguien le interesa construir cócteles nolotov, pues mira, me alegro de que se lo pongan un pelín más dificil.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar