lunes, 16 de abril de 2012

El mentiroso que decía la verdad

Hoy tengo que darle un aplauso a alguien. Por su sinceridad, por rebelarse contra lo establecido. Y es que, a pesar de ser un mentiroso a sueldo, un ladrón de la verdad, un caradura y vástago de una profesión que merece muchos más respetos que la suya, porque es más honrada (y más antigua); a pesar de todo eso, ha confesado una verdad que nadie se atrevía a reconocer.

Jesús Aguirre
Jesús Aguirre es portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Senado y ha roto esta mañana el molde de lo establecido, ha reconocido la evidencia y ha dejado en bragas a toda la casta de políticos que tienen invadido nuestro territorio. Sus palabras:

"Ahora que no estamos de campaña electoral es el momento de decir lo que de verdad pensamos"

 Es "mentira" decir que se va a "mantener la máxima calidad" cuando es necesario "gastar menos"

El senador hablaba sobre la dificultad de mantener un sistema sanitario gratuito pero, más allá del debate sobre la seguridad social, el repago, etc., me gustaría poner el foco en lo importante que es, para mí, que salga un político asegurando y confirmando que nos han mentido, nos mienten y nos mentirán cada vez que interese hacerlo. Me pregunto, si no hay reparo en mentir con motivo de unas elecciones porque interesa, qué no pasará con las adjudicaciones irregulares, los abusos de poder o con los escándalos financieros. Qué no pasará con nuestra salud y con la radiación de antenas, móviles y WiFis de potentes compañías. Qué armas no venderán a otros países cuya violencia luego se condena. Qué favores no se harán a entidades bancarias. Qué tratos no se cerrarán con el poder judicial. En resumen, con qué no nos engañarán en pro de mantener una silla con su nombre.

Por eso, con total sinceridad, Jesús Aguirre, me alegro de que aparezcas reconociendo que tú y tu jauría sois la falsedad personificada, que por vuestra incompetencia España sea un agujero negro. Aunque seas tan estúpido como para haberlo dicho con orgullo, pensando quizá que tus palabras iban a caer bien a la sociedad. Y a pesar de que sigas mintiendo con aquello de que la sanidad pública es gratuita; no me importa, no esperaba menos de ti. Porque ya puestos prefiero a un mentiroso que me avisa de lo que es, a otro que se regocija de ello.

Lo que más me preocupa es cómo hemos llegado hasta aquí. ¿Por qué no pasa nada porque mientan, nos lo reconozcan y sigan mintiendo? Cuán grande será la infección que sufre España, para que los granos de pus revienten solos...

4 comentarios:

  1. Estas declaraciones no son sino la constatación de una desgracia ya en activo. ¿O acaso había alguién que pensara que los políticos no mienten y engañan con tal de que conseguir votos?

    Hace poco oi en las noticias que el candidato republicano a la presidencia de los Esrados Unidos, Mitt Rommney, tuvo que "torcer" sus planes a la derecha, hablando sobre la prohobición del aborto y el control de la inmigración para hacer un guiño al sector más "duro" o "extremo" de su partido y ganar las primarias al otro candidato, Rick Santorum. Ahora, siendo ya el candidato oficial, tendrá que "torcer" al centro para conseguir votos de los llamados "electores indecisos" (ni demócratas ni republicanos). Entonces, ¿qué programa tiene Rommney? ¿Ganar a Obama como sea y después, ya veremos? Porque eso es lo que parece. Hay que ganar a toda costa, y si se consigue, ya aplicamos nuestro programa (si lo tenemos) o intentamos escurrir el bulto, disimular y no dar mucho el cante mientras nos lucramos con el dinero público.

    ¡Pero esto pasa en todos lados! ¿O no visteis nuetsra campaña electoral? Unos: "Vamos a sacaros de la crisis". Los otros: "No, no os van sacar de la crisis, quieren aprovecharse de vosotros". Y con eso comimos y para delante.

    Lo de este personaje, el señor Aguirre, no es un paso delante, ¡sino para atrás! Admite que minitió (o mintieron), ¡pero no acepta responsabilidad alguna, admite que hizo mal y dimite! ¡No! Lo que está diciendo es: "Sí, mentimos porque esto es así, todo el mundo lo sabe y lo acepta; y como nos ha ido tan bien, lo seguiremos haciendo". Este señor acaba de confesar un delito, falsedad o fraude al Estado o cómo se diga en terminología jurídica, y espero que él (y todos) cargue con las consecuencias y que no vuelva a repetirse (ojalá, tal vez en Oz...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. ¿Por qué a los ciudadanos ya no nos importa que nos engañen y nos roben? Lo primero que se me ocurre el el nihilismo de Nietzsche y en el relativismo; hemos dejado de creer en ideas y conceptos absolutos y superiores como la Verdad, el Bien, el Conocimiento, la Honestidad, la Responsabilidad,... y los hemos sustituido por el todo vale. Y por el camino, un hatajo de ladrones de guante cada vez menos fino se nos han colado en los puestos más altos de la sociedad, nos han engatusado y dormido con una droga llamada "estado del bienestar" y han aprovechado para asaltar la despensa. Y cuando hubo tantos ladrones que la despensa se quedó vacía, se pierden las formalidades y sutilezas, todo vale por conseguir las últimas migajas. Y para rellenar la despensa, nos dicen que tendremos que renunciar a parte de la droga que nos están dando, y nosotros, claro nos quejamos. ¡Pero nos quejamos de lo que nos quieren quitar, no de lo que han hecho! Yo soy de los que piensan que mejor buscar soluciones que culpables, pero el primer paso de la solución es apartar al culpable del problema.

      Gracias a ti por excribirlo.

      Eliminar
  2. Mentir puede darte ventajas para obtener recursos a costa de otros que no mienten. Es una estrategia de supervivencia. Por ejemplo, algunas aves mienten a los predadores para salvar recursos. Por ejemplo, hay una especie que ejecuta la siguiente mentira:

    El predador (un zorro por ejemplo) se acerca a una zona donde el ave tiene su nido(que le ha costado mucho esfuerzo construir y que guarda a sus crías), para salvar todo ese trabajo, toda esa inversión energética, el ave hace lo siguiente, se aleja fingiendo no poder volar poco a poco del nido, el predador la sigue y cuando el ave ha conseguido que el predador se aleje lo suficiente del nido emprende el vuelo y feliz. ¿Ha hecho algo malo? No, simplemente ha empleado una estrategia ventajosa. Los políticos hacen lo mismo y todos los humanos lo hacemos entrando en una dinámica muy compleja, si los políticos juegan sucio es porque son buenos mentirosos, pero la naturaleza nos ha enseñado a detectar a los mentirosos, otra cosa es que estemos cegados por la ideología (cosa que me repugna).

    ResponderEliminar