sábado, 7 de abril de 2012

¿Hay algo más antinatural que la homosexualidad?

"Por sus actos los conocerás", reza la Biblia. Esta mañana hemos amanecido con el escándalo que ha protagonizado un hombre, un ser humano. Y, como tal, debemos tomarnos su opinión. Su nombre, Juan Antonio Reig Pla. Y sus palabras, la siguientes:




Quiero insistir en su naturaleza de ser humano y no de Obispo de Alcalá de Henares. Ese título lo tiene por la gracia de la Santa Iglesia Católica, la misma que calla con este tipo de declaraciones y con tantos otros sinsentidos. Se consideran los mejores representantes de Jesús, aquí en La Tierra. Y lo hacen rodeados de las mayores de las ostentaciones que conoce el ser humano. Amos que conducen rebaños de fieles ciegos por pasión, necesidad o estupidez; a esas ovejas descarriadas que no son capaces de ver a estos tuertos, que con un ojo ven un mundo injusto y con otro ocultan la evidencia. Moldeadores de la realidad. Vivís en la hipocresía.

Ay, la Iglesia. Cuántas cosas buenas tiene, cuánta gente con valor real, cuánto potencial... Y cuánto homófobo disfrazado de bendito. Yo he pasado muchos tardes durante años en la parroquia de mi barrio y he aprendido muchísimas cosas, estoy muy orgulloso y me considero cristiano. Pero no puedo permitir que me quiera dar lecciones alguien que usa el arma más inofensiva que conozco, el cristianismo predicador de amor, igualdad y justicia, para atacar aquellos que consideran descarriados.

Este tipo de personajes son los mismos que siglos atrás favorecieron la dictadura del fascismo, que más atrás castigaron a brujas y herejes con la hoguera y aún más atrás pervirtieron una enseñanza pura como la de Jesús. Los mismos. Exactamente los mismos. Sólo que embotellados en otro siglo que les pone freno, quiero pensar, a sus mentes reprimidas.

Pero vayamos al caso. Juan Antonio Reig Pla habla de homosexualidad como una desviación del humano. Como si éste no fuera tan animal como cualquier otro, hijo de la misma materia y fruto del mismo lugar. A veces creernos con un don espiritual nos lleva a obviar nuestra composición más obvia y, en fin, a desechar lo más humano de nosotros.

Me gustaría que Juan Antonio supiera que él y no un homosexual es el ser antinatural. Y si es un buen Obispo sabrá de lo que le hablo. Que sepas, Juan Antonio, que si hablamos de naturaleza, tú y todos los que juráis voto de castidad sois unos desviados. Y no lo digo yo, lo dice esa naturaleza en la que os escudáis. Porque, Juan Antonio, en la naturaleza es muy fácil encontrar casos de animales que mantienen relaciones con semejantes del mismo sexo. Pero lo que no encontrarás, querido Obispo, es el caso de un animal que se mantenga casto por decisión propia, alejándose así de sus más primitivos instintos.

Juan Antonio, si estás siendo capaz de mantener tu juramento y eres casto (cosa que no dudo, aunque no serías el primero en meter la gamba), quiero que sepas que, según tu razonamiento, tú eres la alimaña de este jardín. Tú has rechazado tu naturaleza y, encima, ahora vienes condenando a otros con la supuesta gracia divina que te han dado otros hombres mortales como tú. 

Antes quizá podíais, pero ahora, no nos engañáis.

14 comentarios:

  1. Venga chico, no me hagas decirte lo que pienso de la religión católica en concreto y de cualquier religión en general, que sabes que soy muy radical con estas soplapolleces...

    ResponderEliminar
  2. Ya hemos tenido nuestros debates propios y estamos condenados a no entendernos. Aunque me gustaría actualizarlos después de un tiempo, para ver cómo hemos "progresado"... Sólo falta The Kaisher.

    ResponderEliminar
  3. Coincido plenamente contigo Isaías... siempre desde el punto de vista del enjuiciamiento. Mi problema (y creo que también el tuyo) no es que monseñor esté como una regadera: es que exista gente que se crea con derecho a juzgar la sexualidad del resto de seres humanos. Que nos gusten los hombres o las mujeres no es algo que nos tenga que parecer bien o mal, es algo que es así y no nos toca más que aceptarlo. El día en que ya no un obispo díscolo, sino nosotros mismos, podamos dejar de decir que "nos parece estupendo" que a un hombre le guste otro hombre será cuando seamos verdaderamente tolerantes.

    Un saludo y mucho ánimo y felicidades por el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alverto. En este tema en concreto, claro que me molesta eso que dices. Que unas personas que no son más que personas, con lo grande que ya es eso, se crean tan superiores como para poder decidir por los demás.

      Pero, en este caso, lo hacen con el agravante de representar a una religión a la que han secuestrado desde el año cero, creyendo que su palabra emana directamente de la fuente de la sabiduría, si es que la hubiera.

      Lo que ahora se hace con el colectivo homosexual antes se hacía con las mujeres (recordemos, "traen el mal al hombre") o con los negros ("sólo sirven para ser esclavos"). Poco a poco se van superando estas estupideces, a la vez que se desenmascara a los hacedores de las mismas.

      Muchas gracias por tu reflexión y por tus palabras; espero que te sigan interesando las actualizaciones del Vuelo. Un saludo!

      Eliminar
    2. Y no es algo que se limite a los monseñores que están de la chaveta: igual que la Biblia especifica que el matrimonio ha de ser entre hombre y mujer, también especifica que la mujer ha de llegar virgen al matrimonio para que éste sea válido. Ambas cosas son animaladas, pero sólo se dice una, por lo que el morro está más extendido que sólo a unos cuantos clérigos que empinan el codo.

      Eliminar
  4. Bueno Isaias, yo he progresado hacia una intolerancia bastante grave respecto a cualquier religión. Me explico.

    A menudo cuando expreso mi opinión sobre qué pienso de la religión me acusan de "intolerante" y "ateo radical", como si esto fuera malo en algún sentido. Parece que la religión puede atacar a otros, puede cuestionar a otros, puede hacer juicios de valor a otros pero no tolera nada de esto cuando es otro el que lo hace respecto a la propia religión. Los religiosos en general se comportan como el ladrón que llama a la policía porque la vieja a la que intentaba atracar le ha partido la cara.

    El ateísmo agresivo no es para nada agresivo, en realidad es defensivo porque no hay nada tan agresivo como la religión política. Ser ateo hoy en día no es renunciar a algo, es defenderse. Por eso me parece que cualquier ataque que reciba cualquier religión debería ser 10 veces peor. No creo que se pueda ser demasiado agresivo al defender la libertad de expresión, que es mucho más sagrada, pero mucho más, que cualquier cosa que se le haya ocurrido santificar a cualquier profeta iluminado.

    Podéis decirme que soy tan intolerante como los extremistas religiosos a los que tanto odio, pero no queda otra, alguien tendrá que pararles los pies, alguien tendrá que ser tan intolerante con ellos como ellos lo son con todos los demás. Soy intolerante, claro que lo soy. Soy intolerante con la homofobia, con el sexismo (sea del tipo que sea), soy intolerante con el antisemitismo... Y de hecho si se usa la religión para justificar cosas de este tipo perdonen caballeros, pero tendré que ser intolerante con la religión.
    ¿Debo tolerar lo que el dios de Mahoma está provocando en Israel y todo oriente medio? ¿Debo tolerar que se trate a las mujeres como ratas de alcantarilla? ¿Debían tolerar los pocos ateos que existían hace cientos de años las barbaridades que cometían los cruzados cristianos? Para mí la religión es algo patógeno, algo contaminante que hay que eliminar.
    No sé qué pasa con las religiones y con los dioses que todos te piden que hagas lo que cuesta, lo que es duro, lo que hace que tu vida sea difícil. ¿Qué hay de malo en tener una pareja del mismo sexo? ¿Qué hay de malo en comer carne los viernes de cuaresma? ¿Qué hay de malo en comer durante los días de ramadan? ¿Qué hay de malo en que una mujer vaya por la calle con una falda corta o con un escote? ¿Qué había de malo en descubrir que la tierra era redonda? ¿Por qué amenazar de muerte al científico que lo descubrió y tuvo que desdecirse para conservar la cabeza sobre los hombros?
    Si me exigen que respete esto, perdonad pero me están insultando y tomando por imbécil.

    ResponderEliminar
  5. CONTINÚA

    La religión tiende ha hacer que las personas no presenten ningún respeto a los que no comulgan con sus creencias y encima luego piden respeto. Tampoco presentan evidencias de ningún tipo de que lo que dicen sea verdad. No quieren evidencias, porque con evidencias y eliminando la fe, no hay creyentes. No somos los ateos los que afirmamos algo, nosotros no afirmamos nada. Los que afirman son los religiosos, afirman una serie de cosas y nos dicen "creerlo sin tener ninguna evidencia, y si no lo crees es que no tienes fe y eres un descreído"...

    No quiero su absurda moralidad, su absurda devoción y su absurda fe. No la necesito para vivir mi vida, y si viviera con coherencia con su moralidad, su devoción y su fe, mi vida sería mucho más difícil, y mucho menos feliz. ¿Suena bien verdad?: "FE", es decir, "ignorancia, mentiras piadosas, mente ciega voluntariamente". Es una palabra que suena como a cosa buena, y en ella se basan las atrocidades más brutales que la humanidad ha visto. Y la "fe" no es solo religión, es nacionalismo por ejemplo.

    Que un terrorista suicida se enorgullezca de lo que hace, que un cruzado cristiano se enorgulleciera de lo que hacía..., violar, matar, amputar clítoris a mujeres, matar homosexuales, discriminar a todo aquel que no fuera fiel a la creencia... Todo eso sustentado por la palabra FE.

    Y lo peor de todo es que la religión está tan implantada... En todos los países hay una religión, tendemos a inventarnos patrañas para justificar nuestra existencia, lo que hacemos. Y vaya si lo justificamos, tanto que con la excusa de la religión justificamos asesinatos, vejaciones, discriminaciones... Se legisla para que no se puedan hacer ciertas cosas, porque si no los religiosos se ofenden. ¿Y por qué no legislamos sobre las inmundicias que los religiosos promueven? No puedo ofender a un religioso por su religión, porque la religión no contiene ninguna verdad. Si algo de lo que cualquier religión defiende tuviera sentido, al intentar ridiculizarla me dejaría sumido en un silencio idiota porque no podría ridiculizarla. Pero este no es el caso, por eso resulta tan fácil destapar este circo.

    Los religiosos han tenido miles de años para demostrar que este o aquel dios existe, fueron ellos los que lo dijeron. Pero no van a demostrar nada, porque no pueden. Y todo esto lo pueden disfrazar con cháchara, con palabras rimbombantes y apelar a la emocionalidad de la gente, pero no todos nos dejamos llevar por las emociones tan fácilmente.

    Podría seguir dándole de hostias a cualquier afirmación religiosa y a la inmensa y abrumadora cantidad de incoherencias que cada religión contiene, pero no quiero alargar esto más de lo que y a lo he hecho.

    PAZ, disfrutad no creyendo en ningún dios. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te contesto, pero te adelanto que no tengo tono beligerante. Entiéndeme. Quiero decir que no estoy en guerra contra ningún ataque, como en tu caso dices estar contra los de la Iglesia. Lo cierto es que mi pensamiento recibe críticas tanto de la religión como del ateísmo con lo cual me muevo entre esas dos grandes fallas. Lo digo porque lo que ahora te escriba no será como el guerrero que apunta con su flecha, sino como el ciudadano que tiene su opinión y la explica.

      Empiezo con una reflexión a raíz de tus palabras. Has rescatado casos de injusticias, homofobia, discriminación, etc., promovidas por una religión. Y seguro te has quedado corto. Pero si tú crees que la culpable es la herramienta, yo culpo al que la usa. Y me explico:

      La herramienta subyace de una forma de vida, de un código de conducta, de unos valores sociales básicos. Y esos son frascos que contienen esencias tan puras como respeto, solidaridad, igualdad (recuerdo que Jesús ha sido uno de los mayores feministas de la historia, adelantadísimo a su tiempo) y, en síntesis, amor por el prójimo y por ti mismo. Y la explicación dada a la creación de esos frascos por los religiosos es la existencia de un Dios. Esto es lo único que chirría a aquellos que no creáis más que en vuestra propia naturaleza. Lo anterior, es completamente legítimo.

      Ahora bien. Jesús era un hombre y estaba rodeado de más hombres. Yo lo que opino es que son esos hombres los que a posteriori transforman las enseñanzas iniciales, de tal forma que consuman una empresa en torno a lo que sería "una buena idea" si lo aplicamos a términos comerciales actuales.

      Por tanto, desde que esos hombres transforman la idea inicial, la deforman, la aplican a su gusto, acorde a sus necesidades, etc. Desde ese momento, la idea inicial queda pervertida y, lo que es más grave, perpetuada.

      Por eso creo que fallas el tiro al apuntar hacia "la religión" como culpable. Los que a día de hoy maten, discriminen, roben, etc., con el pretexto de la religión no tienen la etiqueta de religiosos para mí, sino de asesinos, discriminadores, ladrones, etc.

      Al igual que el cuchillo no mata, lo hace el hombre que lo clava, opino que la religión, las enseñanzas o la idea original no es la culpable de las injusticias que cometen los hombres que la usan como pretexto divino que justifique las acciones de su mente perversa.

      Eliminar
  6. La religión no es algo intangible, son unas instituciones y las personas que la forman. Son una ideología y lo que promueve.

    Dime, ¿podrías vivir perfectamente sin creer en un dios? Yo lo hago, soy muy feliz.No hay ningún motivo para creer en un dios, como no hay motivos para creer en una tetera rosa que nos escupió al universo. Jesucristo fue un hombre, sin más. Tenía una serie de ideas ideales y muchas de ellas poco realistas. Pero otras eran razonables, factibles y deseables. Puedes ser solidario, puedes ser una persona que no discrimina, que no asesina, que no roba y todo eso sin la religión. Porque hasta ahora históricamente la religión solo se ha utilizado para todo lo contrario que Jesús dijo.

    Deshazte de todo ese ritual, de la santa trinidad, de la resurrección, del cielo, del infierno. Quédate con el hombre, porque fue un hombre, murió y seguramente folló, comió, cagó y salió berreando de la vagina de alguna mujer que había tenido relaciones sexuales con un hombre.

    El resto son invenciones, paparruchas. Ficciones dignas de una novela y puede que para una trama estén bien. La biblia es un relato en su mayoría de ficción que da para mucho. Y es peligroso tomarla como guía moral o como cierta.

    Tengo para dar y regalar. La religión apesta, tanto porque se asienta sobre ideas irracionales y peligrosas como porque sirve para justificar una serie de atrocidades brutales que (mira tú por dónde)se dan en mayor cantidad en los países muy religiosos que en los países más laicos, ateos o (por qué no) cultos.

    Es la herramienta y los hombres, pero no me digas que la religión no tiene nada que ver.Para muestra un botón, en Marruecos se atenta contra la mujer con mayor crudeza que en España o Reino Unido. Igualmente el reino más avanzado culturalmente (entre otras cosas) en los siglos en los que el islam aun no había ensuciado el mundo(s. VIII-IX)era el imperio árabe. Mientras tanto en Europa nos dedicábamos a hablar de "esos infieles que no creen en el verdadero dios deben ser aniquilados".

    No digo que sea LA causa de todos los males. Pero es una de las causas. Eso es innegable, igual que es innegable por ejemplo que hasta ahora el único conocimiento válido que hemos obtenido es el científico.

    El cuchillo no mata, lo hace el hombre. Correcto. Pero si el hombre ha sido adoctrinado como un loro psicótico para seguir unas pautas morales ya sean cristianas, islámicas o cualquier otra, será mucho más intolerante con los que no comulgan con sus pautas morales. Será mucho más agresivo y la probabilidad de que se sienta orgulloso de clavar el cuchillo en el pecho de cualquier otra persona aumenta exponencialmente.

    Pero vamos, que esto NO es una opinión. Son hechos. A la vista están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claramente no estamos de acuerdo en el primer punto. Para mí la religión no es la gente que la forma, sino la doctrina original, la ideología o como lo quieras llamar.

      Entonces los hombres a lo largo de los siglos han deformado esa idea original y, con ella, han deformado el pensamiento de otros hombres. No ha sido la religión (la enseñanza) la que se ha deformado a sí misma. Han sido los hombres que la han utilizado.

      Los países más radicales en cuanto a religión están manipulados por hombres que enseñan la religión como doctrina, como principio y como fin. Aquí también pasó no hace tanto. Mientras en Francia o Gran Bretaña se enseñaba en las escuelas a filósofos, historiadores o científicos, aquí en España seguíamos con la Biblia como fuente de conocimiento. Ahí está nuestra desventaja con respecto a otros. Y también ahí está la de los países radicales con respecto a otros.

      Pero quienes decidieron enseñar con la religión como base (primer error) encima no tuvieron en cuenta o no quisieron tener en cuenta que se trataba de una religión deformada (segundo y tremendo error). Los que han maleducado a los hombres de ahora no han sido otros que los hombres de antes.

      Y, por último, no estoy de acuerdo en que el único conocimiento válido sea el científico. Pero en nada de acuerdo. ¿Válido para qué? ¿Qué es el conocimiento?

      Eliminar
  7. Si tú lo dices, no tengo ganas de sacarte de tu error.

    Benito Camelas

    ResponderEliminar
  8. No, no se puede sacar de un pozo a una vaca que no quiere salir del pozo, eso desde luego.

    Benito Camelas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque no es tu amigo todo el que te saca de la mierda, como tampoco es tu enemigo todo el que te mete en ella.

      Duelo de refranes xD

      Eliminar